¿Cuánto cuesta implantar una plataforma de elearning Moodle?

Moodle es el software para elearning más popular del mundo. Muchas escuelas, universidades y empresas escogen Moodle cuando tienen que crear un entorno virtual de aprendizaje, simplemente debido a que es de código abierto, es decir, no hay tarifas por licencias: lo descargas y lo instalas. Con Moodle, tienes una interfaz en la que tus estudiantes/empleados podrán usar en todas las plataformas y dispositivos y, lo mejor de todo, ¡es personalizable! O eso te venden.

Sin embargo, los encargados de tomar estas decisiones, a menudo subestiman los dolores de cabeza que sufrirán aquellos que después son los responsables de gestionar la plataforma. Al igual que la mayoría de los LMS que hay en el mercado, Moodle simplemente no está diseñado de manera integral para satisfacer las necesidades emergentes de la formación online.

Si bien Moodle es famoso porque es gratuito y de código abierto, termina costando dinero de otras maneras.

1.- Necesitas contratar desarrolladores que conozcan Moodle

¿Crea tu sitio de aprendizaje en unos minutos? ¿Gratis? Esas son frases que se suelen encontrar en las webs que ofrecen Moodle.

Pero, dado que ni de broma te va a servir tal cual viene "de serie" y tendrás que adaptarlo y extenderlo sí o sí (sin ir más lejos para cumplir con Fundae), también tendrás que contratar desarrolladores de Moodle o, como suelen recomendar, a una empresa que sea un partner certificado, para que te lo mantenga (actualizaciones, personalizaciones, etc.).

Dependiendo del proyecto, su "seriedad" y su envergadura, necesitaréis uno o dos programadores trabajando durante unos meses para arrancar un proyecto real (suponiendo que no os encontréis grandes obstáculos).

Traduce lo anterior en dinero, quizás no era lo que habías presupuestado para tu LMS.

2.- La personalización es limitada

Se supone que Moodle es personalizable. Realmente eso significa que te permite cambiar algunos de los estilos y colores. Puede añadir una imagen aquí y allá, tal vez cambiar algunas alturas y anchos, pero poco más. Si quieres una personalización más a fondo necesitas contratar a un experto, puede ser un proyecto costoso y aún así "olerá" a Moodle por todas partes.

¿Por qué crees que en muchas ocasiones el alumno no sabe ni con quién está haciendo el curso ("todos los Moodle son iguales")?

Su interfaz es poco intuitiva para los alumnos, que son vuestro principal "cliente" y eso no se puede personalizar tampoco.

Una plataforma como SELF te permite hacer la plataforma tuya de verdad, diferente a las demás y, si lo necesitas, mostrar un aspecto distinto para cada cliente sin tener que crear siquiera campus nuevos.

3.- No permite crear contenidos

La plataforma Moodle no te permite crear directamente tus propios contenidos de e-learning. Esto significa que, incluso, para crear los contenidos más sencillos debes utilizar otras herramientas externas, lo que supone el pago de dichas licencias en caso de que sea software no abierto o no gratuito.

¿Importar los contenidos a Moodle? Claro, sin problema, mientras los tengas en SCORM.

Además, supone un mayor esfuerzo para la persona que se encarga de ello, pues debe aprender a usar tanto Moodle como la herramienta de creación de contenidos.

Y es que Moodle no es precisamente intuitiva. Muchas cuestiones básicas requieren de bastante esfuerzo, y no siempre está claro cómo debes hacer algo o qué funcionalidad necesitas utilizar.

4.- Administración y mantenimiento de contenidos

A medida que crece tu catálogo de cursos y gestionas cientos de formaciones ¿qué pasa cuando debes actualizarlas? ¿Y al crear una variante de una formación para otro cliente? ¿Debes replicar el curso varias veces? ¿Interfaz en otro idioma para atender a clientes o empleados internacionales? ¿Mezclas de materiales de varios cursos? ¿Reutilización de cursos sin necesidad de duplicarlos? Buena suerte con todo esto en un entorno mayor que unos pocos cursos y un centenar de alumnos al mes y unas decenas de clientes.

En general, es un hecho objetivo que Moodle, desde el punto de vista administrativo, necesita un compromiso importante de recursos, tiempo y esfuerzo.

Necesidad de programadores, falta de personalización, no permite crear contenidos y administración: ¿cuántos miles de euros se está desviando tu presupuesto? 

5.- Dificultades para gestionar grandes volúmenes de alumnos

Moodle está pensado para trabajar en un entorno de caja única o un único servidor por cliente. Son ampliamente conocidas las críticas que recibe por su incapacidad para manejar un gran número de usuarios simultáneos y requiere de una gran infraestructura para atender elevados volúmenes de alumnos.

Es decir, si hacéis formación online en serio, cuando tu volumen de alumnos alcance un cierto orden de magnitud, os veréis obligados a ampliar la infraestructura. Y el escalado vertical tiene un límite, así que para hacerlo bien implicaría montar un entorno clusterizado, clonando y manteniendo sincronizados los entornos, multiplicando lo comentado hasta ahora.

6.- Carece de soporte técnico

Si has decidido lanzarte a la piscina por tu cuenta y tienes algún problema con la plataforma dispones de infinita documentación en la red (eso sí, en inglés), así como de una gran comunidad dispuesta a ayudar. ¡Suerte en los foros! Si es urgente siempre puedes contratar a alguna empresa especializada en trabajar con Moodle.

¿Tus clientes cuánto tiempo están dispuestos a esperar a que llegue la solución? ¿Cuánto dinero te ha costado estar parado? Quizás un LMS que te ofrezca soporte en menos de 24h sea rentable.

7.- Las actualizaciones (incluso de seguridad) suelen romper el sistema

Moodle libera dos versiones "major" con nuevas funcionalidades cada año, y más o menos una actualización "minor" con cuestiones de seguridad o resolución de bugs cada mes.

Si bien, los programadores de Moodle son excelentes identificando problemas de seguridad y proporcionando actualizaciones, precisamente por haber tenido que "tocarlo" para adaptarlo a vuestras necesidades, es muy frecuente que el sistema rompa cuando se implementan nuevas actualizaciones, y es posible que necesites un programador experto para solucionarlo.

Las extensiones que sin duda vas a necesitar también deben actualizarse por su cuenta, y en muchas ocasiones fallan si las has adaptado un poco a tus necesidades.

¿Qué te parecería disponer de 4 o 5 actualizaciones "major" al año sin que ello supusiera un mayor coste para ti? Y actualizaciones menores continuas y transparentes para no tener que esperar semanas para resolver un problema. Con la plataforma de teleformación SELF esto es posible. Pregúntanos cómo.

Conclusión

Muchas organizaciones se lanzan a Moodle porque tienen limitaciones presupuestarias, pero muchas veces lo hacen porque tienen una visión muy limitada de qué es un LMS y de las necesidades que implica la creación de un proyecto de formación online serio y de cierta envergadura.

Como has podido ver lo realmente importante en Moodle no es la gratuidad de su licencia, sino los costes ocultos y recurrentes que lleva aparejados, tanto directos (infraestructura, backups, desarrollo, mantenimiento...) como indirectos (dificultades de uso, velocidad de resolución de problemas, paradas por actualizaciones...).

¿Aún sigues pensando que Moodle es gratis?

Plataforma SELF

Plataforma SELF

Somos la mejor plataforma española de e-learning. Ayudamos a tu empresa a impartir formación online de calidad de manera sencilla, eficaz y rentable, incluyendo formación bonificada con Fundae, subvencionada y los certificados de profesionalidad del SEPE.
Lo difícil en e-learning, es hacerlo sencillo. Más información...

También te puede interesar: