¿Cómo crear preguntas de examen eficaces en formación online?

Las pruebas de evaluación son una parte muy importante de la formación online, sobre todo cuando se lanza un nuevo curso, pues nos permiten valorar si el contenido está bien diseñado, los conceptos bien explicados, etc, además de lo obvio: juzgar si el alumnado ha asimilado los conceptos explicados.

Pero ¿qué se considera una buena pregunta? ¿Aquella que va a "pillar" al alumno? O, todo lo contrario, ¿tan básica que ni siquiera lo obligue a reflexionar?

Si todos tus estudiantes responden correctamente a una pregunta, eso ¿qué significa?: ¿qué es demasiado fácil?, ¿o que se trata de un ejemplo de pregunta eficaz?

Para responder a esto, debemos tener en cuenta el verdadero propósito de evaluar a nuestros alumnos online.

La imagen muestra diferentes tipos de preguntas que se pueden crear con la plataforma de elearning SELF

¿Cuál es el objetivo de las preguntas de las pruebas online?

El Centro para la excelencia docente de la universidad de Cornell explica en su página web cuáles son las características que una "buena pregunta" debe tener:

  • Intencionalidad: ¿la pregunta evalúa lo que se pretendía?
  • Utilidad: ¿los estudiantes pueden demostrar que han aprendido lo fundamental, lo importante?
  • Progresión: ¿permite evaluar los avances realizados por los estudiantes?
  • Efectividad: ¿permite a los formadores distinguir a los alumnos que realmente han asimilado los conceptos de los que no?
  • Motivación: las preguntas de evaluación deben suponer un reto y al mismo tiempo no ser frustrantes. Su verdadero objetivo es ayudar a los alumnos a superarse.

Conviene destacar que estos consejos no tienen nada que ver con el tipo de pregunta planteada, es decir, con la estructura de la misma.

¿Cómo crear evaluaciones efectivas?

En el corazón de cualquier buena pregunta se encuentra la comprensión de los resultados de aprendizaje, es decir, averiguar qué ha aprendido realmente el alumnado. Antes de desarrollar un banco de preguntas, resulta útil volver a visitar los objetivos del curso para asegurarse de que nuestras preguntas se elaboran teniendo en cuenta dichos objetivos.

Hecho esto, debemos decidir qué formatos de preguntas sirven mejor para esos propósitos.

Para saber más sobre este tema puedes leer este otro artículo en el que hablamos de los tipos de preguntas más comunes en la formación online. En él además encontrarás consejos muy útiles.

¿Cómo de complicadas deben ser las evaluaciones?

Los expertos no suelen ponerse de acuerdo a la hora de responder esta pregunta. Sin embargo, la tónica general parece ser cuánto más difícil mejor, dentro de unos límites.

Cuando los estudiantes son desafiados razonablemente, las probabilidades de retener la información correcta son mayores, incluso si cometen errores. ¿Dónde está el límite?

Para que este enfoque funcione, los estudiantes deben tener la oportunidad de revisar sus respuestas y comprender por qué se han equivocado. En este sentido, la plataforma SELF permite ambas cosas en todas sus evaluaciones automáticas.

Imagen de una evaluación en la plataforma SELF, escritorio y móvil, con la opción de marcar para revisión

Es fundamental tener en cuenta que la dificultad de una pregunta debe derivarse del reto que presenta, y no de la complejidad con la que esté redactada.

En resumen

Las preguntas de evaluación son una parte muy importante de un curso online, tanto como el contenido en sí.

Unas preguntas estimulantes a lo largo del curso ayudarán a aumentar la tasa de finalización del mismo (uno de los caballos de batalla de la formación online), además de mejorar el aprendizaje de los alumnos.

Plataforma SELF

Plataforma SELF

Somos la mejor plataforma española de e-learning. Ayudamos a tu empresa a impartir formación online de calidad de manera sencilla, eficaz y rentable, incluyendo formación bonificada con Fundae, subvencionada y los certificados de profesionalidad del SEPE.
Lo difícil en e-learning, es hacerlo sencillo. Más información...

También te puede interesar: