¿Cuál es la mejor manera de servir vídeo para formación online?

Una gran parte del contenido que se utiliza para impartir formación online se basa en el uso de vídeo. La mayoría de las plataformas de elearning sirven el vídeo directamente, es decir: cuando un contenido lleva asociado un archivo de vídeo, los alumnos lo descargan directamente desde el servidor.

Esta forma de actuar presenta varios problemas, tanto para los alumnos como para la empresa que imparte la formación. Veamos cuáles son y cuál puede ser la solución...

Principales problemas de los contenidos en vídeo para elearning

Servir contenidos multimedia, y especialmente vídeo, directamente desde la plataforma de teleformación presenta varios problemas, que muchas veces no son fáciles de ver.

Para la empresa, descargar los vídeos directamente puede suponer problemas de lentitud y de costes. Si los vídeos "pesan" mucho o, aunque sean ligeros, si hay muchos alumnos accediendo a la vez, se puede saturar el ancho de banda del servidor. Esto se traducirá en una posible gran lentitud a la hora de que los alumnos lo puedan ver. Y, dependiendo de cómo se gestione la plataforma, costes añadidos por consumo de tráfico.

Para los alumnos los efectos pueden ser peores. Aparte de la posible lentitud mencionada antes, si se conectan a través de una red móvil o una conexión a internet lenta, tendrán dificultades para verlo aunque el servidor lo esté sirviendo bien. Otro problema frecuente es que, si el formato en el que se ha publicado el vídeo no es el más adecuado, los alumnos no sean capaces de verlo. Por otro lado, si la resolución es alta (por ejemplo Full-HD, muy habitual) y se conectan desde un móvil de gama media o baja o de un ordenador que no es muy capaz, es posible que lo vean con muy mal aspecto. Y esto al final hace que no sigan el curso y no lo terminen, con las consecuencias económicas que ya sabemos.

El uso de CNDs para contenidos multimedia en elearning

Una CDN (Content Delivery Network) es una Red de Distribución de Contenidos. Las CDNs trabajan de la siguiente forma: un cliente tiene un contenido que quiere distribuir por internet, lo sube a una CDN y esta se encarga de realizar dos tareas principales importantísimas:

  1. Codificar el vídeo a multitud de formatos, tamaños y bitrates (tasas de velocidad de descarga)
  2. Replicar este contenido en diferentes servidores alrededor del mundo, normalmente cientos de ellos.

Una vez introducido en la plataforma desde la CDN, cuando un alumno se conecta para usar este contenido, la CDN se encarga de enviarle el formato más apropiado para el dispositivo que esté usando, su tamaño de pantalla y su velocidad de conexión, y hacerlo desde el servidor más cercano a su ubicación. Con esto se consigue que siempre pueda ver el contenido a la mayor velocidad posible.

Por ejemplo:

Tenemos dos alumnos, uno en España con un móvil de gama baja y conexión 4G, y otro en México con un Macbook Pro de última generación y una conexión de fibra óptica de alta velocidad. Cuando entra cada uno de ellos, la CDN entrega de manera automática y transparente a cada alumno la mejor versión del contenido según sus circunstancias: un vídeo de resolución media en formato móvil y servido desde España en el primer caso, y un vídeo de alta resolución entregado desde México o EEUU en el caso del segundo.

Se consiguen varias ventajas importantes para el alumno y para la empresa:

  • Buena calidad de vídeo en casi todas las circunstancias.
  • Mayor velocidad de descarga y reproducción, nada de saltos ni retrasos.
  • Siempre se podrá ver aunque nuestro vídeo original no tenga un formato apropiado.
  • Ahorro de ancho de banda para los alumnos, especialmente móviles, ya que no hay necesidad de descargar el vídeo completo, sirviéndose por streaming.
  • Ninguna carga para el servidor de elearning.

CDNs especializadas en servir vídeo

Existen unas cuantas CDNs que están especializadas en servir vídeo: Vimeo, SproutVideo, Cloudflare, MaxCDN, Amazon Cloudfront...

Hasta, si nos vemos en la necesidad, YouTube es una opción muy utilizada si no queremos gastar dinero y no nos importan algunos inconvenientes.

Estas CDN realizan diversas tareas, como hemos visto:

  • Transformar el vídeo a diferentes formatos para luego entregar el más adecuado en cada caso.
  • Distribuir el contenido en sus servidores, para descargar el vídeo desde el servidor más cercano al alumno.
  • Protección de los vídeos. Esto no se ha mencionado antes, pero la mayoría de ellas permiten proteger el vídeo para que sólo pueda ser visualizado desde nuestra plataforma de elearning.
  • Tener en cuenta el dispositivo utilizado por el alumno (móvil, tablet, PC...), así como su velocidad de conexión para entregar la versión más adecuada.
  • Realizar streaming del vídeo. Es decir, permite la visualización del vídeo sin que se haya descargado completamente. El usuario podrá ir viendo el vídeo mientras se va descargando poco a poco, de esta manera no tendrá que estar esperando mientras el vídeo se descarga completo para poder verlo.

La ventaja de servir nuestros vídeos de formación con una CDN es evidente.

¿Cuál es el escenario ideal para una plataforma de elearning?

A veces manejar una CDN de vídeo puede ser engorroso y además tendríamos que realizar el trabajo dos veces: por un lado subir el vídeo a la CDN y por otro, integrarlo en la plataforma. Lo ideal sería que el LMS se pudiera encargar de todo.

Al subir un vídeo a la plataforma para crear una lección, el LMS carga este vídeo de forma automática en la CDN que tengamos configurada, usándolo una vez que estuviese disponible.

La plataforma SELF está integrada con diversas CDN para publicar automáticamente los vídeos de las lecciones

La carga en la CDN se realiza en segundo plano, y mientras el vídeo no esté completamente procesado y disponible, la plataforma utiliza el vídeo original (que es el que hemos subido por nosotros en primer lugar), usando la CDN de manera transparente cuando esté listo.

De esta forma tendríamos nuestro vídeo a buen recaudo en nuestra CDN, aprovechándose de las ventajas de utilización que nos brinda y todo esto de forma totalmente transparente para el usuario de la plataforma.

Plataforma SELF

Plataforma SELF

Somos la mejor plataforma española de e-learning. Ayudamos a tu empresa a impartir formación online de calidad de manera sencilla, eficaz y rentable, incluyendo formación bonificada con Fundae, subvencionada y los certificados de profesionalidad del SEPE.
Lo difícil en e-learning, es hacerlo sencillo. Más información...

También te puede interesar: